"...Hay veces, que mi ser se cubre de oscuridad, y desearía escapar, muy lejos, a donde nadie me encuentre, y mi alma, pese al dolor, alcanza a guiar, si acaso, a mi mano izquierda..."

Like

martes, 11 de noviembre de 2014

Nanowrimo, Relato Breve.

Como ya saben, inició formalmente el NaNoWrimo 2014,  que si no saben, lo pueden leer aquí.

Sí, tengo bastante abandonado el blog, y muchos planes de cerrarlo definitivamente; entre ocupaciones, fallas técnicas, y una absoluta y asfixiante falta de inspiración, mis pendientes cada día parecen más proyectos cancelados.

Pero, casi sin quererlo, escribí un poco, por lo que, aunque no muy loable, les comparto este breve y olvidable esfuerzo:

Reverencias.


El coro de aplausos se fue extinguiendo paulatinamente en el vestíbulo, al únísono del rescoldo de la efigie del último ponente, que se desvanecía de las pupilas de los asistentes.

El director invitó a los faltantes a continuar el desfile de presentaciones, acompañando sus arengas con enérgicos movimientos de manos que más parecían querer arrojar lejos a la concurrencia con alguna suerte de vendabal, antes que invitarlos a ocupar el lugar frente al estrado. Risillas aquí y allá se dibujaban en los semblantes, "yo seré el próximo... en cuantó suba uno más...", parecía ser la consigna de cada uno. El leve murmullo dejó paso a un incómodo silencio, que se tornó más molesto a medida que era roto por toses y carrasperas.

El súbito movimiento de las cortinas rojas tras el trono en el palco de honor no pasó desapercibido, más de uno comenzó a sentir temor sincero cuando el movimiento pareció convertirse en la fulgurante y desacompasada coreografía de una bestia tratando de escapar de su envoltorio. Cuando las cortinas al fin se abrieron, la figura recia y gruesa de un hombre moreno de mirada penetrante hizo que todos en el auditorio se levantaran de golpe. Cuándo varios comenzaban a bajar la cerviz en señal de sumisión y respeto, el grito grave, profundo y potente que emanó de la garganta del hombre, no dejó duda alguna que, antes que un monarca, se hallaban en presencia de un procaz forastero:

-!El Gaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaass!








2 comentarios:

  1. Parece haber una grave epidemia de blogs que cierran por diferentes motivos: falta de tiempo, de motivación, de apoyo, de inspiración... Y es una verdadera lástima. Yo misma en los últimos tres meses sólo he actualizado mi blog una vez y lo he hecho con el único propósito de mostrar un relato que presenté a un concurso a las personas que les apetecía leerlo.
    Espero que, hagas lo que hagas, te vaya bien y disfrutes haciéndolo ;) Y si de vez en cuando te visitan las musas como en esta ocasión, siempre puedes compartirlo con nosotros.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me decía un buen amigo de lo importante que es "enamorarse" de un proyecto. todo es genial cuando inicias, pero dicen que el enamoramiento sólo dura un par de años, y como en todo, a la hora de madurar una relación (incluso con nuestro propio blog), dar el siguiente paso no siempre es fácil. Apenas comenzaré el NaNo (sí, ya lleva más de la mitad), pero espero que me sirva como impulso. Nos seguimos leyendo, gracias por tu comentario.

      Eliminar