"...Hay veces, que mi ser se cubre de oscuridad, y desearía escapar, muy lejos, a donde nadie me encuentre, y mi alma, pese al dolor, alcanza a guiar, si acaso, a mi mano izquierda..."

Like

sábado, 5 de abril de 2014

!Yo Escribo! VII ¿Crees en la Ética de las Editoriales Para con los Autores?

Séptima entrega del reto "¡Yo Escribo!" del blog Eleazar Escribe, en esta ocasión toca responder la pregunta, ¿Creéis en la ética de las editoriales para con los autores? (ejem, debidamente adaptada a español neutro en el título, pero de todos modos nos entendemos ¿No es así?). La mayor parte de esta entrada es mi respuesta al tema en el blog de Irilaya Against The World de Anna Roldós, la cual bebe mucho de la larga discusión generara por la pseudoeditorial Atlantis en el blog Aprendiz de Escritora de Sandra C. Gallegos, cuya respuesta de mi parte pueden leer aquí.

Cabe aclarar que nunca he publicado (ni la tesis [pero ya está en proceso {se los juro}]), sólo he participado en un par de concursos con poca suerte (y es que a veces parece ser más cosa de suerte que otra cosa), sin embargo, como escritor aficionado con deseos reales de hacerme leer en un futuro (y en el presente, recuerden NOVA-GEN ALPHA), me he sumergido un par de ocasiones en la blogósfera tratando de empaparme del tema.



Ya en la entrevista en el blog de Veritas Alterea me planteaban si considero la autopublicación: Teniendo siempre en mente el peor escenario posible; autopublicarme y que sólo me lean unos diez amigos (aunque a cinco de ellos les haya tenido que regalar el libro), para mí es una opción válida, pero es una segunda opción, primero intentaría ir "a la segura" con una editorial, pero si han leído mis relatos, sabrán muchas veces me gusta huir de lo común y andarme por ramas poco exploradas, sin denostar a quienes gusten de lo contrario, cada quien es libre de escribir y de leer lo que se le pegue la gana, aunque reconozco que eso juega en mi contra cuando las editoriales también van "a la segura", es decir, tienen predilección no sólo por "plumas consagradas", sino también por los temas de moda; romance juvenil, distopias, vampiros fosforescentes, etc.


Retomo una consideración de la entrada sobre la fusión Chrysler-Fiat: "Los consorcios automotrices son negocios, no parques de diversiones para adultos (aunque a veces lo parezcan)", lo mismo aplica para las editoriales, debemos entender que su intención primordial es hacer dinero, no "apoyar a nuevos talentos y promesas". Hay quizá otros medios más seguros de hacer dinero, algunos menos legales que otros, que alguien se adentre en el mundo editorial nos hace pensar que deberá tener un mínimo de amor a las letras, aunque como siempre, al final no resulte así en todos los casos.

He leído que algunos autores, consolidados o no, se quejan de la proliferación de escritores noveles gracias precisamente a los blogs personales, redes sociales, e incluso escuelas para escritores, no digo que sea malo, pero debemos estar conscientes que entre tanta cantidad será difícil destacar, más cuando nuestra maquetación empírica podría ahuyentar a lectores exigentes (pero no olvidemos que los exigentes son los que más consumen y los más fieles).

Patito SA de CV.

Precisamente es esta cantidad la que hace que en la mayoría de las ocasiones las grandes editoriales ni siquiera se molesten en leer los manuscritos, o que los descarten a la primera ante una novatez y falta de rigor evidentes, y que por otro lado proliferen editoriales de tres pesos ("editoriales patito") que, como en cualquier otro ámbito, ven una mina de oro en los incautos y novatos.

Diría que firmar un contrato con una editorial es como firmar un contrato de trabajo, ¿Firmarías contrato con una empresa nueva, desconocida, de la que no tienes referencias, que no te ofrece un salario fijo ni seguro, pero que sí te exije llegar una hora antes de tu horario y entregar una "x" cantidad de trabajo todos lo días sin leer el contrato? ¿Verdad que no?

"Sólo firme ahí, justo arriba de donde dice 'esclavo'."

En resumen, no creo que se trate de un asunto de fe o de ver todo a blanco y negro, de todo hay en la viña del señor (como en botica), y cada quien habla de la feria según le fue (y a caballo regalado no se le ve colmillo [nada tiene que ver, pero ya que estoy cayendo en lugares comunes]). Haciendo otra analogía con el mundo automotriz, uno de los consejos que más doy a la hora de elegir auto es; tan importante como el modelo (presentación física del libro, precio por publicación, etc.), es la agencia dónde piensas adquirirlo (editorial), recomiendo que entren al taller de servicio, y cuestionen directamente a alguno de lo clientes ahí presentes sobre el trato recibido (o en una editorial, conozcan autores de su catálogo, y contáctenlos, mientras menos ventas tengan y menos los recomiende la editorial, mejor), la agencia (editorial), no tiene porqué negarse, el que nada debe, nada teme (consume frutas y verduras [en serio, tu intestino te lo agradecerá]).

2 comentarios:

  1. Leido ;) Sin mucho que aportar porque ya lo comentamos en mi blog. Pero yo pienso que hoy en día la autopublicación debe dejarse de ver como eso de "sólo me leerán 10 amigos". Es probable que tu temática sea minoritaria, pero se trata de buscar a esa minoría y ofrecerle tu producto. Y hoy con Internet eso es mucho más fácil ;)

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el peor escenario posible, arrancando desde ahí todo es ganancia. Es cierto que sabiendo moverse adecuadamente y usando las herramientas tecnológicas a nuestras disposición podemos lograr algo mejor. Gracias por tu comentario, saludos.

      Eliminar